,

¿Sabías que tus labios ‘hablan’ de tu salud?

septiembre 06, 2020

 

“Nunca imaginé que una hincha­zón en mis la­bios podría es­tar diciéndome que estaba en peligro de una complicación de pre­eclampsia. Gracias a Dios que más que preocuparme tiendo a ocuparme. Llamé a mi doctor y él de inme­diato me dijo que debía ir a la clínica. Así lo hice, y fue entonces cuando luego de examinarme, él me informó que me había subido la pre­sión y que corría el riesgo de sufrir esta complicación”. Esto le sucedió a Yaris Ace­vedo cuando llevaba más de la mitad de su embarazo.

A Juan Mario Corcino sus labios también le ‘ha­blaron’ de su salud. Un constante hormigueo, que en principio confundió con estrés, resultó ser la aler­ta para saber que estaba al borde de sufrir un acci­dente cerebrovascular. “Ya a los tres días no me estaba gustando lo que me estaba pasando y fui a mi cardió­logo. La evaluación que me hicieron dio como resulta­do que estaba en camino a tener un accidente isqué­mico transitorio (AIT)”, cuenta agradecido de que ese hormigueo le diera la voz de alarma.

No distinto fue el caso del padre de Lucrecia Valdez. Un pequeño temblor en el labio superior de su boca, que se volvía cada vez más intenso ‘informó’ que no se trataba de que iba a recibir una “sorpresa” como suele decir el dominicano cuando esto sucede. El mensaje era que estaba en el umbral de padecer de Parkinson.

“Nos fuimos al médico y, aunque en principio se minimizó la gravedad del asunto, meses después unos nuevos exámenes y varios estudios dieron como diag­nóstico que papá comen­zaba padeciendo la enfer­medad. Ya los temblores no eran solo en los labios, sino en la manos y en sus piernas. Puedo decir que el problema ha podido con­trolarse en lo que tiene que ver con progresión, debido a que sus labios nos avisa­ron”, dice Valdez.

La situación de Carmen Rocío Mercedes fue más drástica todavía. Una pe­queña protuberancia, que en principio creía que se tra­taba de un herpes, se con­

 en un cáncer de la­bios. Los tratamientos sin resultados que le aplicaron para eliminarla y dejaban claro que el labio inferior de su boca estaba teniendo se­rios problemas.

“Me fui a Miami por su­gerencia de un buen mé­dico dominicano, y fue allí donde otro doctor de aquí me sometió a diversas prue­bas y se determinó que en efecto, tenía cáncer en el la­bio. Me operaron y salí bien gracias a Dios. Me dijeron que el problema se originó por la excesiva exposiciónal sol a la que acostumbra­ba estar. Afortunadamente entendía lo que mi labio me estaba ‘diciendo’ y busqué ayuda a tiempo”.

Carmen Rocío compar­te su historia con los lectores de LISTÍN DIARIO porque entiende que es importan­te atender a esos mensajes a los que en ocasiones no se les presta la debida atención.

Voz experta

El médico internista Gus­tavo López Agüero, valora cada uno de estos testimo­nios porque en efecto: “Los labios pueden hablarnos de nuestra salud”. Esto lo di­ce convencido de que si se le presta atención, la gente puede encontrar solución a un problema que va de mí­nimo a grave. “Te puedo de­cir que hasta esas manchas negras que a veces nos sa­len en la boca y que no sa­bemos el porqué, pueden estar diciéndonos no solo que la tenemos porque vivi­mos en un país tropical, si­no que estamos en peligro de padecer un cáncer o que ya lo tenemos”, sostiene el especialista venezolano.

Por lo delicada que se torna la situación cuando de labios se trata es que él sugiere no tratar a la lige­ra cualquier señal que ellos emitan. No importa que sea el acostumbrado y famoso herpes o un “insignifican­te” temblor de uno o de los dos labios de la boca. “Cual­quier alerta por simple que sea, puede estar ‘hablando’ de algo más grave”, insiste López Agüero.

El cuidado

La doctora Luisana Pérez, quien realiza una especia­lidad en Dermatología, en Cuba, también quiso aler­tar sobre la importancia del cuidado de los labios.


“Una de las principales enfermedades que apare­cen en los labios es el her­pes simple que es produci­da por el virus del herpes tipo 1. Y se contagia de for­ma directa. Aunque hay va­rios, el herpes labial, es muy común.Sus síntomas apare­cen 24 horas antes de apa­recer la lesión, como ardor y comezón. Luego apare­cen varias vesículas sobre una base eritematosa. Por lo regular se originan por ex­ponerse a la luz solar o ar­tificial durante períodos lar­gos”, sostiene.

Dice que los brotes van a depender mucho del es­tado inmunitario de la per­sona. Cita que otras causas pueden ser el estrés, cam­bios de temperatura y ci­clos menstruales. “Ahora bien, por ser los labios indi­cadores de otras situaciones de salud, es necesario que se acuda al médico ante la aparición de cualquier alte­ración que veamos en ellos y que sea persistente y recu­rrente. Ellos son capaces de decirnos que algunas cosas no andan bien en nuestro organismo”.

Independientemente de todo esto, Pérez entiende que es preciso no solo “es­cuchar” lo que dicen los labios, sino cuidarlos, hi­dratándolos, llevando una alimentación saludable, consumiendo vitaminas E y B2, sobre todo para los que se agrietan o se hinchan sin causas mayores, solo por falta de hidratación.
Fuente: Marta Quéliz

También podría gustarte

0 comentarios

Suscríbete al boletín informativo

Recibe un email de cada publicación nueva! Nunca compartiremos tu dirección.