,

Pandemia: ¿Podemos infectarnos de nuevo con el Coronavirus?

abril 14, 2020

La investigación es un elemen­to fundamen­tal en la vida de las institucio­nes académicas que como la Universidad Iberoameri­cana (Unibe), se preocupan por la generación de cono­cimientos que contribuyen al desarrollo social desde la evidencia científica mul­tidisciplinaria. Y lo que hoy vivimos como sociedad jun­to a tantos países del mun­do, nos mueve a observar de forma cercana el CO­VID-19, que cada día nos re­ta. Preguntas como: ¿Pode­mos infectarnos de nuevo con el Coronavirus?, o ¿Qué viene cuando la curva em­piece a bajar?, son algunas que esperan por respuestas.

Digamos que usted es unas de las personas que fueron reportadas como re­cuperadas de entre las mas de 100 personas en el país que han tenido una prueba de Covid-19 negativa lue­go de haber estado en aisla­miento domiciliario, u hos­pitalario, o quién sabe si fue uno de los que pudo salir de la sala de cuidados intensi­vos luego de lograr inactivar de forma adecuada los efec­tos del virus causante de la enfermedad, el SARS-CoV-2.

La gran incógnita es, ¿me volveré a infectar con este mismo virus?, a la fecha no tenemos una respuesta cier­ta sobre los riesgos de re-in­fección. Responderlo radica en los siguientes factores: a) Estamos frente un virus con el cual nunca como espe­cie habíamos interactuado; b) las experiencias de otros países que han sobrepasa­do los picos mayores de in­cidencia aún no nos permi­ten delimitar a ciencia cierta qué podría ocurrir; y c) las respuestas de contención frente a los demás coronavi­rus causantes de trastornos  respiratorios agudos seve­ros de origen zoonótico, no permitieron a los científicos poder responder esta pre­gunta en el pasado.

Entonces, ¿cómo creamos inmunidad contra la Co­vid-19?, el SARS-CoV-2 uti­liza las proteínas expresadas en nuestras células como puertas de entrada, y una vez dentro de ellas, utiliza la maquinaria de la misma para reproducir los compo­nentes del virión, su proteí­na, lípidos, y nucleótidos, es decir, se copia a sí mismo, es­clavizando a las células hu­manas para este fin, de ahí que la definición de virus no considera a los mismos co­mo organismos vivos.

Señal de auxilio

Una vez infectadas, nues­tras células emiten una se­ñal de auxilio, o citoquinas que generan dos fenóme­nos: a) el llamado de célu­las de la respuesta inmune como los linfocitos T, y b) activan una cascada de mo­léculas inflamatorias, estas ultimas son las responsa­bles de que una persona de­sarrolle los síntomas seve­ros de la enfermedad. Los linfocitos T, en cambio “sa­crifican” a las células infec­tadas, y subsiguientemente activan a otras que son ca­paces de generar proteínas que llamamos inmunoglo­bulinas, las que continúan circulando en nuestra san­gre serán consideradas co­mo anticuerpos. He aquí donde podemos empezar a entender la razón de porque podríamos o no re-infectar­nos con el SARS-CoV-2, es­tos anticuerpos en el caso de otros coronavirus simila­res como el SARS-CoV-1 y el MERS pueden durar hasta 2 a 3 años, sin embargo, para otros coronavirus como los causantes del resfriado co­mún, en ocasiones solo per­sisten hasta 3-6 meses.

Es muy temprano para decir que tendremos rein­fecciones con este virus lue­go de que cese el período de cuarentena, no obstante, en Japón se han reportado dos casos que luego de haber es­tado negativos a la segunda prueba desarrollaron sínto­mas de la infección, y resulta­ron positivos de nuevo para el virus. En un estudio publi­cado en bioRxiv, realizado en macacos Rhesus encon­traron que luego de haber si­do expuestos al SARS-CoV-2 y desarrollado anticuerpos estos no se volvían a infec­tar ante una segunda expo­sición, debemos notar que compartimos una homología en nuestros genomas de un 93%, sin embargo, ese por­centaje restante puede ser la diferencia.

Si volvemos a donde todo empezó, Wuhan ¿qué sabe­mos sobre la reinfección?, al­gunos reportes de individuos que fueron negativos a la in­fección de forma anecdótica han sido reportados, a esto al­gunos expertos de la Univer­sidad de Hong Kong lo han relacionado tal vez con la cali­dad de muestra obtenida o al manejo de las mismas.

Sin flexibilizar medidas

Hasta la fecha, no pode­mos establecer que tendría­mos una reinfección a corto plazo con el mismo virus, lo que si sabemos por la diná­mica viral, es que si todos los países empiezan a fle­xibilizar las normas de dis­tanciamiento social, podría­mos tener una “segunda ola” de infecciones, y esto en sistemas de salud agota­dos, personal de salud que­mado por la demanda de respuesta a la primera ola, y el impacto económico que esto tendría en los países, seria simplemente fatal. Por otro lado, la “inmunidad de rebaño” o inmunidad com­partida entre individuos con y sin previa exposición podría generar una reduc­ción significativa en la tasa de nuevas infecciones.

A la fecha podríamos considerar que el lema de la Sociedad Real de Lon­dres, Nullius in verba, es lo mas adecuado, su traduc­ción mas cercana sería “en la palabra de nadie”, así que aún los científicos debemos escribir qué ocurrirá en los próximos meses, lo que sí sabemos es que, quedarse en casa, y practicar el distan­ciamiento social junto a las practicas de higiene comu­nitaria, nos ayudará a que los efectos de la pandemia puedan ser controlados.

Fuente: LISTIN DIARIO

También podría gustarte

0 comentarios

Suscríbete al boletín informativo

Recibe un email de cada publicación nueva! Nunca compartiremos tu dirección.