,

¡Muévete! La combinación perfecta entre salud física y mental

abril 22, 2020

Desde aplica­ciones ce­lulares y re­des sociales, hasta las re­uniones de amigos virtua­les, van las facilidades que proporciona la tecnología para obtener un equilibrio completo en términos de salud, mediante el ejercicio.

Recursos para dispositi­vos móviles como 30 days, Entrenamiento en siete mi­nutos, Daily Yoga, Jefit, Push ups Workout, Teemo, Nike Training Club, Sworkit Lite, entre otros, sirven de alternativas.

“El ejercicio físico no solo mejora tu salud física, sino mental”, asegura Jordy Me­na, instructor de yoga.

En ese mismo orden, la psicóloga Yolanda Suárez explica que “si bien es cier­to que el ejercicio es la me­jor arma contra la obesidad y herramienta clave para prevenir enfermedades, es también una herramienta clave en estos tiempos de Coronavirus, ya que redu­ce la ansiedad y el estrés, además de servir como te­rapia y recreación”. Para la especialista, la importancia del ejercicio físico no admi­te discusión, pues los bene­ficios de su práctica no se limitan al ámbito físico, si­no que se extienden más allá, llegando hasta mental, emocional y social.

Por eso, apunta, no se de­be desestimar su práctica, aunque la cuarentena im­pida ir al gimnasio, debido a que al ejercitarse se com­bate el sedentarismo y con eso se disminuye el riesgo de contraer un sinnúmero de enfermedades.

Recomendaciones del instructor

Mena detalló algunas ru­tinas de ejercicios que pue­den llevarse a cabo desde la tranquilidad de tu vivienda, estas son:

 Abdominales: Acuésta­te en el suelo, boca arriba y con las rodillas flexionadas. Comenzar a elevar los hom­bros hacia la pelvis, mien­tras las manos descansan en los costados del cuello o cruzando los brazos sobre el pecho. Esto te permitirá quemar la grasa del vien­tre. Pero si quiere combatir los llamados “gorditos” de la cadera, a la modalidad debes incluir un movimien­to de izquierda a derecha mientras flexionas el cuer­po hacia adelante y lo de­jas caer gradualmente pa­ra volver a subir. Se debe hacer al tiempo que se vol­tea la cabeza y torso de iz­quierda a derecha y vicever­sa. “No olvides mantener la columna recta pues en ca­so el ejercicio no logrará su cometido y podrías provo­carte lesiones en la espalda. Dos tandas de 10 repeticio­nes son suficientes en la pri­mera etapa”, recomienda.

Bíceps. Sujetar con una mano un objeto con algo de peso. Ponerse de pie y ex­tender el brazo hacia abajo, y mediante un solo movi­miento sube la mano mien­tras doblas el codo. Repetir el mismo movimiento unas 20 veces con cada brazo.

Burpee: Para iniciar, la persona debe colocarse en cuclillas con las manos en el suelo; extender las piernas hacia atrás y adoptar nueva vez la posición inicial. Rápi­damente saltar hacia arriba con las manos extendidas por encima de la cabeza. Será suficiente unas 15 re­peticiones con intervalos de recuperación entre 15 y 30 segundos. Se hace al correr, pero en este caso permane­ciendo en el mismo lugar. El instructor afirma que resul­ta muy efectivo si la perso­na logra elevar las rodillas hasta formar un ángulo de 90 grados, aunque sin tras­ladarte. Se debe practicar durante unos 6 o 7 minutos al día.

Estrella: Se comienza a saltar mientras se abren las piernas y brazos, como for­mando la imagen de una estrella. Se recomienda re­petirlo unas 15 veces con intervalos de 15 segundos de recuperación.

Flexiones: Para fortale­cer los músculos pectorales y tríceps, además de los del­toides, se deben colocar las manos en el suelo, alinea­das con los hombros. Se ex­tienden totalmente las pier­nas hacia atrás hasta formar una línea recta con la espal­da. Ese ensanchan los bra­zos y luego se doblan los co­dos bajando el cuerpo hasta quedar a unos cinco centí­metros del suelo. Si resulta difícil, se puede descansar las rodillas en el suelo. Re­petir unas 12 veces.

Hombros: Con un obje­to medianamente pesado en la mano y el brazo exten­dido, levantárlo hacia ade­lante hasta ubicarlo por en­cima de la cabeza. Luego alternar con otro lateral en el que se colocan los brazos al costado y se elevan has­ta la altura de los hombros. Repetir 12 veces.

 Prevenir ansiedad y estrés

La psicóloga Laura Payamps sostiene que definitivamen­te mantener el cuerpo ejer­citado ayuda a prevenir la ansiedad y el estrés, que por diversos motivos las perso­nas están sujetas a padecer, especialmente es estos días de encierro obligatorio.

Destaca, también, que son muchos los beneficios a nivel psicológico, algu­nos de ellos: reduce la sen­sación de estrés y aumenta la sensación de optimismo, euforia y flexibilidad cogni­tiva; ayuda a la autorregu­lación, de manera que su práctica reduce la intensi­dad de emociones como la ira, la agresividad, la ansie­dad y la depresión, y dismi­nuye la sensación de fatiga, por lo que la persona se per­cibe más enérgica, con ma­yor capacidad de trabajo, y descansa mejor.

Fuente: NATALIA ESTRELLA

También podría gustarte

0 comentarios

Suscríbete al boletín informativo

Recibe un email de cada publicación nueva! Nunca compartiremos tu dirección.