,

Hay menos denuncias, pero ¿disminuyó la violencia machista?

abril 14, 2020

SANTO DOMINGO.- Las denuncias de vio­lencia machista dis­minuyeron en más de un 50 % durante las dos primeras se­manas de cuarentena en Repú­blica Dominicana, según la di­rectora de Violencia de Género de la Procuraduría General de República (PGR), Ana Andrea Villa Camacho.

Un total de 813 denuncias de maltrato fueron recibidas del jueves 19 de marzo al miérco­les 1 de abril a través de la Línea Vida y las 25 Unidades de Aten­ción Integral a la Violencia de Género distribuidas en el territo­rio dominicano.

“Ha habido feminicidios e in­tentos de feminicidios, pero no podemos hablar de un incre­mento mayúsculo hasta este mo­mento en la República Domini­cana”, afirma Villa Camacho.

Hasta el pasado miércoles 8 de abril, la PGR había registra­do un feminicidio (en El Seibo) y tres intentos (en Los Alcarrizos, San Juan y San José de Ocoa).

Peligro dentro y fuera de casa

¿Significa la reducción en el nú­mero de denuncias que ha habi­do una disminución de la violen­cia debido a la cuarentena? No necesariamente.

“Tener menos denuncias no quiere decir que la violencia en los hogares ha cesado, sino que hay otros factores que están inci­diendo en las respuestas, así co­mo en las denuncias, lo cual es­tá dando las bajas estadísticas”,  asegura Villa Camacho.

La procuradora fiscal y pro­ductora del programa radial “Trátame bien” maneja varias hi­pótesis que explicarían la reduc­ción en la cantidad de denuncias.

“Pudiera ser que muchas mu­jeres estén pensando: ‘Estoy aquí sufriendo, mas de momento es­to no me mata, entonces mejor no voy a poner la denuncia, don­de puede haber cúmulo de per­sonas, así contagiarme del virus, y por ende tener posibilidad de morir’”, razona.

Otras víctimas podrían haber adoptado una posición de some­timiento frente a sus agresores para evitar los episodios de abu­so en este tiempo en que supo­nen que se les podría dificultar reportarlo.

El toque de queda de trece ho­ras y las restricciones para que las personas se trasladen duran­te el día reducen sus posibilida­des de conseguir ayuda entre fa­miliares y amigos.

“Las redes de apoyo son limi­tadas por la situación del virus”, comenta Villa Camacho.

Servicios como el 911 y la Po­licía, los más conocidos por la mayoría de la población, se en­cuentran congestionados. Comu­nicarse tomaría más tiempo, y ha­cerlo con el agresor cerca conlleva exponerse a un riesgo mayor.

La víctima, manifiesta Villa Camacho, “pudiera no estar ha­ciendo la llamada para denun­ciar, como modo de preservación de la vida o para no intensificar la violencia que está viviendo”.

El agresor, por otro lado, divi­de su atención entre la preserva­ción de su propia vida y el objeto de su violencia.

“Además -argumenta Villa Ca­macho-, al él le gusta tener a la mujer a su entera disposición y ahora así la tiene por la situación actual”.

“Lo cierto es que esta situa­ción tiene unas características muy diferentes a las de cual­quier otra antes vivida, por en­de, estamos aprendiendo de ella y teorizando basados en los su­puestos de cómo se comporta la violencia, y de su forma en situa­ciones extremas”, expresa la en­cargada de la Dirección de Vio­lencia de Género de la PGR.


Respuesta de las autoridades

Situaciones poco comunes ame­ritan medidas diferentes. Por eso, de acuerdo con la funciona­ria, las unidades de atención a la violencia continúan brindan­do servicio de forma presencial, aunque con horario especial y tomando medidas para evitar la propagación del coronavirus.

La Línea Vida, número de atención telefónica para denun­cias de violencia, sigue funcio­nando 24 horas y, con el fin de “incrementar los canales de de­nuncia y facilitar su realización”, se habilitó un correo electrónico.

“La tecnología es el mejor alia­do en estos momentos”, seña­la Villa Camacho. “Este período nos ha hecho un poco cambiar la dinámica de trabajo y ahora a través de Zoom (aplicación de videoconferencias) se están cono­ciendo las audiencias de medi­das de coerción de agresores que han violado la Ley 24-97”


Dónde buscar ayuda

- Por teléfono: Línea Vida (809-200-1202) y Línea Mujer (*212).

- Por correo electrónico: lineavida@pgr.gob.do.

- En persona en las Unidades de Atención Inte­gral a la Violencia de Géne­ro, Intrafamiliar y Delitos Sexuales.

Fuente: JACLIN CAMPOS / LISTIN DIARIO

También podría gustarte

0 comentarios

Suscríbete al boletín informativo

Recibe un email de cada publicación nueva! Nunca compartiremos tu dirección.