,

Cáncer de mama y su incidencia en jóvenes

octubre 15, 2018

Uno de los tantos mitos que circulan en torno al cáncer de mama es que esta enfermedad solo ataca a mujeres de edad avanzada, una concepción totalmente errónea. Los especialistas del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter aseguran que en los últimos 10 años ha aumentado el diagnóstico en mujeres por debajo de los 45 años. 

José Ramírez Féliz, director médico de este centro asistencial, dice que a pesar de que el país no cuenta con un Registro Nacional de Tumores, en las consultas de oncología se evidencia un incremento de esta enfermedad en la población joven, lo que asume es producto de que la mujer cada vez más está tomando conciencia sobre la importancia de la detección temprana.

De su lado, el doctor Ramón Eduardo Pérez Martínez, cirujano oncólogo y jefe del servicio de Tumores Mamarios del Instituto Oncológico, asegura que en países desarrollados se ha mantenido estable la incidencia, pero en países en vías de desarrollo como República Dominicana se aprecia un relativo aumento producto del desarrollo de nuevas tecnologías que permiten detectar la enfermedad en etapas más tempranas. A la vez reafirma la información de su colega el doctor Ramírez Féliz. “La mujer tiene más conciencia de la existencia de esta enfermedad y sabe la importancia de realizarse sus chequeos oportunos”, dice.

Según Pérez Martínez durante el año 2016 en el Instituto Oncológico se registró una incidencia de un 18.7 % entre los 11-40 años de edad. Si se compara con el reporte del 1998 hay un aumento de 0.4 %.  Estas informaciones estadísticas corresponden al Registro Hospitalario de Tumores de este centro asistencial, que en el año 2016 registró 587 nuevos casos de cáncer de mama, que corresponde al 23 % de los demás tipos de cáncer.

Pero, ¿a qué se debe la incidencia del cáncer de mama en mujeres jóvenes? ¿Es qué acaso existe algún factor determinante? En este sentido los especialistas aseguran que los factores son los mismos, tanto en mujeres jóvenes como de edad avanzada. Sin embargo, un factor importante en la mujer joven es la historia de cáncer de mama en un familiar de primer grado antes de los 40 años, vinculados de 5-10 % a mutaciones genéticas como son la BRACA 1 Y 2. También está el antecedente de radioterapia en pacientes que en su infancia o adolescencia tuvieron un linfoma Hodgkin.

Comportamiento del cáncer de mama en la mujer joven
Existe una controversia en torno a que el cáncer de mama es mucho más agresivo en mujeres jóvenes. Lo cierto es que los subtipos biológicos que se presentan en la mujer joven son los más agresivos, y por tanto con mal pronóstico, ya que responden menos a las terapias convencionales. Así lo asegura el doctor Pérez Martínez.

Entre los subtipos a los que se refiere el cirujano oncólogo se encuentran el luminal A, luminal B, sobreexposición del HER2 y triple, este último considerado el más agresivo.

Síntomas
El más frecuente es la presencia de un nódulo, pero se puede presentar con salida de líquido sanguinolento por el pezón de manera espontánea, engrosamiento e inflamación de la piel de la mama, cambios en el pezón parecidos a una dermatitis, enrojecimiento de la piel y la presencia de una masa o nódulo en la axila. Es importante destacar que generalmente el cáncer de mama no se presenta con dolor y por eso se le denomina enemigo silente.

Diagnóstico, el momento más difícil para oncólogo y paciente
Un diagnóstico de cáncer de mama es una noticia devastadora para la paciente, y más aún si es joven, ya que asocia la noticia con la muerte.  Es un corrientazo eléctrico, un shock, así define este momento el doctor Pérez Martínez.  “Nunca olvidaré el día y la hora en que me dijeron que padecía cáncer de mama, es lo que siempre dicen las pacientes”, aseguró el cirujano oncólogo.

Durante sus 22 años de ejercicio el doctor Pérez Martínez aún no se acostumbra a ese momento tan difícil de decirle a una paciente “usted tiene cáncer”.  Por esto es que dar esta información forma parte de la competencia del oncólogo, cuyo papel no debe limitarse solo a diagnosticar y tratar la enfermedad sino a brindar esperanza a la paciente por más difícil que sea su diagnóstico.

Por otro lado, el especialista hace referencia a la parte estética que involucra la mama, pues emocionalmente la mujer es vulnerada cuando tiene que someterse a un tratamiento quirúrgico radical (mastectomía). Es doloroso para una mujer saber que le amputarán una de sus mamas pero siempre existe la opción de ofrecerle una reconstrucción mamaria inmediata o diferida. 

También el aspecto psicológico involucra otras emociones. Desde este enfoque habla la licenciada Iris Ciprián, psicooncóloga del Instituto Oncológico, quien asegura que hacer frente a un cáncer de mama puede suponer el impacto real en todas las esferas de la vida de la paciente y de las personas más cercanas. Es posible entrar en un proceso en el que es difícil mantener el ritmo normalizado de relaciones, es posible perder autonomía, son comunes los cambios de humor, el miedo. 

Esto puede conllevar la dificultad para mantener diferentes actividades realizadas en sociedad y con ello, la pérdida de grupos de referencia. Igualmente, las relaciones pueden verse modificadas, temporal o definitivamente, por factores tanto psicológicos como físicos, pudiendo condicionar las relaciones de la paciente y sus familiares con el resto de su contexto.

Un diagnóstico de cáncer de mama siempre será impactante para una mujer independientemente de si es joven o no. “Siempre las reacciones serán diferentes y esto obedece a la subjetividad de cada quien, no tiene que ver con la edad, obviamente podemos suponer que una mujer de edad avanzada podría no tener el mismo apego a su mama que una mujer joven, por múltiples razones”, apunta la licenciada Ciprián.

La psicóloga también asegura que las reacciones están condicionadas a diversos aspectos como rasgos de personalidad de cada quien, niveles de educación, espiritualidad, esquema de valores, red de apoyo, entre otros factores que podrían incidir en las diferentes manifestaciones que puede expresar una mujer indistintamente de su edad con este padecimiento.

Testimonio
María Gabriela Grullón Yunén - 34 años
Con 27 años de edad María Gabriela fue diagnosticada con cáncer en la mama derecha. Al contrario de otras mujeres, que sienten que el mundo se les viene encima, ella adoptó una actitud positiva y confió en Dios. En el mismo momento en que le informaron que tenían que amputarle un seno ella se enfocó en estar sana y le restó importancia a este proceso quirúrgico radical. Recibió quimioterapia, radioterapia y medicamento hormonal.

María Gabriela cuenta pudo salir adelante gracias al apoyo de sus seres queridos. “Pude supera esta enfermedad con el amor y el apoyo de mi familia, de mi novio (ahora esposo) y sobre todas las cosas del poder de Dios manifestado en mis oraciones, las de otras personas, incluso de personas que no conocía”, cuenta.

Hoy esta joven tiene un mensaje para todas esas mujeres que están atravesando por un cáncer de mama. “Manténganse siempre fuertes, con mucho entusiasmo y fe. También mantengan una actitud positiva y estar alegre por la vida, poniéndose en manos de Papa Dios y confíen en su acción.

Fuente: Bernadette Sánchez

También podría gustarte

0 comentarios

Suscríbete al boletín informativo

Recibe un email de cada publicación nueva! Nunca compartiremos tu dirección.