,

Reposo tras la cirugía plástica

agosto 18, 2018

Es normal que una vez se le trastorne su rutina diaria, la persona se sienta incómoda, no importa cuál sea el motivo que origine el cambio. En lo que a la salud se referiere, las cosas suelen tornarse un tanto delicadas. Las cirugías plásticas son de esos procedimientos que deben su éxito al seguimiento que le dé el paciente.

La cirujana plástica Tania Medina dice: “Cuando hemos salido del quirófano, ya los resultados de nuestra cirugía van a depender en un 100% del cuidado que tengamos. Algunas veces se quiere culpar al cirujano plástico de efectos secundarios, cuando en realidad se deben a que el paciente no toma el reposo indicado”.

TOMAR LAS COSAS CON MUCHA CALMA
Si eres de aquellos que siempre están activos, son los primeros en bailar, correr y gritar este es un tiempo de tomar las cosas con calma y tranquilidad, tanto en lo físico, como en lo psicológico. Trata de no estresarte, coger piques y hacer rabietas. Debes mantenerte lo más relajada/o posible. Evitar lo más que podamos lugares públicos o lugares donde algo o alguien nos pueda hacer daño, es también un buen consejo, pues hasta un abrazo muy fuerte puede lastimarnos.

LA POSTURA
Para evitar comentarios y lo más importante, malas experiencias, Tania Medina ofrece algunos consejos. Dice que cualquier procedimiento quirúrgico por el que se haya pasado amerita de una postura del cuerpo que ayude a una buena cicatrización y no vaya a romper los puntos. Caminar inclinada hacia delante en la abdominoplastia, no levantar los brazos en la mamoplastia con implantes y no sentarse sin el ‘boppy pillow’ en la gluteoplastia. En fin, cada indicación dada por su médico y su equipo, tendrá que ser llevada por la línea, pues un punto zafado, la apertura de herida o movimiento de prótesis, por ejemplo, pueden causar una situación incómoda.

ACTIVIDADES QUE REQUIEREN ESFUERZOS
Actividades que requieren esfuerzo Manejar, levantar cosas pesadas, cargar los hijos, hacer ejercicios, sostener relaciones sexuales, entre otros están rotundamente prohibidas en la agenda de un buen reposo. “Nuestro cuerpo ha atravesado un cambio, y necesita que le dejemos asimilarlo y descansar, para poder obtener de ello el mejor resultado. Tratemos siempre de tener una compañía que nos ayude con aquellas actividades que no podemos dejar de hacer, pero no la hagas tú”, dice la especialista.

Fuente: Marta Quéliz

También podría gustarte

0 comentarios

Suscríbete al boletín informativo

Recibe un email de cada publicación nueva! Nunca compartiremos tu dirección.